@El Aula: un remanso de paz@

¿Para qué una ética universal?

Lunes 21 de septiembre de 2015 por Carlos Espinosa

Convertir a formato PDF

¿Para qué una ética universal?

¿Es posible imaginar un partido de fútbol en el que todos los jugadores se pongan sencillamente a correr y golpear el balón a la buena de Dios, sin saber cómo deben organizar su juego ni cuáles medios están permitidos y cuáles no? Para que los partidos se desarrollen deportivamente y resulten divertidos se necesitan reglas. Reglas de esta naturaleza son necesarias en todos los lugares en que hay seres humanos que conviven y quieren conseguir juntos determinados objetivos.

• Ni siquiera una clase de colegio puede progresar adecuadamente si no impera el juego limpio entre las alumnas y los alumnos, si no pueden confiar unos en otros y si hay que temer robos, chantajes, discriminación y violencia, y si no se siente uno tratado con justicia por el personal docente. Para ello son necesarias determinadas normas de comportamiento reconocidas por todos los que intervienen en la vida escolar.

• En una empresa son importantes los beneficios, pero para que el negocio florezca se necesita también una base de confianza entre el empresario y el personal, entre los propios empleados y entre los clientes y la empresa. Es esencial la honradez en el proceder comercial, en la contabilidad y en los balances, del mismo modo que la fiabilidad y el aprecio mutuo. Y para ello son necesarias reglas comerciales y laborales a las que se hallen sujetos todos los colaboradores.

• Una comunidad humana sólo puede subsistir si se aprueba un ordenamiento jurídico, si se resuelven sin violencia las diferencias, si los miembros se tratan mutuamente con confianza, si los que ocupan un cargo lo desempeñan justa y honradamente, y si se encuentra siempre la conciliación entre los intereses de los individuos y el bien común. Por eso, para la cohesión de una comunidad humana es imprescindible un consenso sobre algunas reglas fundamentales de convivencia.

• Entre los pueblos, las naciones y los Estados hay constantemente intereses, prioridades y rivalidades divergentes. Ahora bien, una justa conciliación de los intereses y una paz duradera sólo pueden conseguirse si las relaciones no están marcadas por la violencia, si, en vez de la agresión y la confrontación, imperan el diálogo y la cooperación. También la política y la diplomacia necesitan reglas de comportamiento, tanto en los asuntos menores como en los trascendentales.

Para leer más, bájese el texto completo


Para_que_una_etica_universal[1]

Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Espacio privado | Estadísticas de visitas | visitas: 1854520

Web creada por Nando

 

     RSS es RSSFORMACIÓN RSSPedag. HOLÍSTICA   ?

Creative Commons License